Sistemas Integrales de Iluminación

Publicado: 22 mayo, 2012 en Arquitectura, Economía
Etiquetas:

Desde hace algún tiempo, me propuse ser un ciudadano responsable con el cuidado y respeto al medio ambiente. Después de saber del daño que nuestras malas acciones provocan al planeta, decidí hacer algunas buenas en pro del medio ambiente. Empecé por algunas acciones básicas como instalar inodoros, regaderas y llaves ahorradoras de agua, focos ahorradores de luz y utilizar la bicicleta como medio de transporte todo para contribuir al ahorro de recursos naturales y cuidar el planeta. Desafortunadamente, al salir del fraccionamiento en el que vivo y ver que las luminarias de las calles y de algunas casas −incluyendo la mía− siguen encendidas a pesar de que ya hay suficiente luz del día o llegar a la oficina y activar el interruptor que enciende ocho luminarias cuando en realidad necesito solo una −la de mi área de trabajo− hacen que mis modestas acciones por reducir mis consumos de energía se vean frustradas.

Todos sabemos que utilizar focos ahorradores es una medida que reduce el consumo de energía y que beneficia nuestra economía, de hecho, es muy raro encontrar una luminaria con un foco incandescente de 100 watts, pues la producción de estos se ha reducido y tienden a desaparecer del mercado. A pesar de que usamos lámparas ahorradoras ó con tecnología LED, seguimos consumiendo más energía y esto se debe básicamente a que no podemos controlar las áreas de iluminación que deseamos ocupar. Se estima que el 40% de energía que se utiliza en un edificio se consume en iluminación. No poder controlar con exactitud las áreas de iluminación que deseamos usar es tan grave como olvidar apagar la luz de un balcón ó de un fraccionamiento completo.

Si eso sucede en una casa habitación, evidentemente los alcances son mayores en una industria o un edificio. Afortunadamente, existen en el mercado sistemas integrales que permiten controlar la cantidad de iluminación que se requiere en el lugar y momento preciso. Usar lámparas ahorradoras ya no es suficiente, el siguiente paso es instalar un sistema que controle de forma automática la iluminación. Los sensores de movimiento son un ejemplo de ello. También existen sistemas en los que se programa el encendido y apagado de luminarias a horas específicas o mejor aún, en función de la cantidad de luz natural que haya. Existen sistemas que se controlan desde una conexión remota que ayudan a controlar y vigilar el consumo de energía, estos sistemas de conexión remota son una herramienta muy útil y necesaria en un edificio o en una industria donde hay grandes áreas que controlar. Reducir el uso innecesario de energía es una forma no solo de contribuir al cuidado del medio ambiente sino también de reducir los costos de consumo y operativos hasta en un 60 por ciento.

Los arquitectos debemos ser responsables de considerar estas soluciones al momento de diseñar y especificar las nuevas tecnologías para aprovechar al máximo los beneficios que nos brindan, ya que no sólo ahorras optimizando la iluminación, sino que también representa ahorros en mantenimiento. Otra ventaja de estos sistemas es que son flexibles, simples y no representan muchos cambios en la instalación existente en caso de remodelaciones.

Nos vemos en Twitter @cesar_hrg

Gracias por tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s